SAL
MARINA
NATURAL

00

La sal es, muy probablemente, el aditivo más antiguo y más utilizado en todas las culturas del mundo. Ya en el neolítico, intuimos las propiedades de este peculiar cristal y empezamos a extraer sal del agua del mar mediante evaporación. Siglos de evolución nos han servido para conocer mejor los beneficios de la sal, dándole cientos de usos que van desde la alimentación hasta la medicina.

En Polasal, hemos conseguido conjugar la tradición milenaria con una innovación permanente en tecnología que juega un papel clave en la garantía de calidad que ofrecemos en todos nuestros productos.

LA SAL DE
TU MESA

00

Ensalada, salchicha, salsa, salmorejo… Todos estos alimentos tienen algo en común. Y es que el uso de la sal en la elaboración de alimentos es algo que nos acompaña desde hace mucho tiempo.

El uso de la sal como condimento es muy habitual, dada su principal propiedad como potenciadora del sabor. Además, su capacidad conservadora permite la elaboración de innumerables salazones y encurtidos tan recurridos en cocina.

LA SAL DE
TU 
CASA

00

Te sorprenderá saber que del total de sal consumida en el mundo, tan solo el 25% repercute en el sector alimentario. ¿Y el resto? El uso de la sal de manera industrial va desde su aplicación en carreteras para derretir la nieve hasta incluso que forme parte de la composición del detergente que usas para lavar tu ropa.

Aun así, el uso más extendido de la sal es el que deriva de su propiedad regeneradora, que suaviza el agua y evita la incrustación de sales minerales en tuberías o depósitos.

00

UNA GRAN GAMA
DE PRODUCTOS

00
00

Desde sal fina para cocina tradicional hasta sal con una granulometría específica para barbacoas, pasando por sal compactada para descalcificación o electrolisis. En Polasal, tras años de actividad en el sector salinero, hemos desarrollado una variada gama de productos adaptada a las necesidades de cualquier consumidor, siempre velando por la exquisita calidad de todos nuestros productos.

EL ORIGEN DE
UNA TRADICIÓN

00

A finales de los años 60, el mercado empieza a solicitar productos deshidratados por comodidad en el uso alimentario. Polasal nace fruto de esa demanda, en las Salinas de Santa Pola, con un secadero que, en los mejores casos, alcanzaba una producción de 20 toneladas de sal deshidratada por hora.

 

A día de hoy, nuestro secadero alcanza una capacidad de 50 tn/hora, ubicado en un entorno ecológico creado de forma natural a raíz de la actividad salinera.

00